El triste fin de Cecil the lion

Leyendo hoy un artículo sobre el derecho al olvido en Internet y considerando la naturaleza contradictoria del tema en cuestión, he pensado que definitivamente no me gustaría que la humanidad se olvidara de Walter James Palmer. No me gustaría que la gente se olvidara de que ese dentista estadounidense fue el causante de la muerte del león Cecil el pasado 6 de julio en el Parque Nacional de Hwange (Zimbabue). Al teclear su nombre en Google, no quisiera que los usuarios ya no tuviéramos acceso al interminable historial de muertes provocadas por ese ciudadano de Minnesota, entre ellas decenas de grandes (y nobles) animales al borde de la extinción. No me gustaría que nadie en el mundo pudiera ver los comentarios en contra de la actitud despreciable de Walter J. Palmer o la protesta pacífica y simbólica de los vecinos de la localidad tratando de darles voz a los animales indefensos. Pero lo que de verdad no me gustaría es que el mundo tratara el tema de la caza “deportiva” tan a la ligera, escusándola como si de un gesto de protección ambiental se tratara. Nada más falso. Nada más hipócrita.

cecil the lion

cecil the lion

cecil the lion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s