¿Cómo optimizar un contenido online?

En el post anterior, comentamos acerca de algunos de los elementos considerados relevantes para el buscador a la hora de indexar y posicionar una web. Seguiremos hablando de esos aspectos más importantes, pero esta vez nos centraremos en la elaboración de los contenidos.

Ya hemos señalado la importancia de las palabras clave y es muy conveniente tenerlas en cuenta cuando vayamos a elaborar nuestros textos. Una vez hayamos elegido sobre qué vamos a escribir, el siguiente paso consiste en desarrollar nuestros argumentos de manera ordenada, incidiendo en la temática principal sin hacer un uso demasiado repetitivo de las palabras clave a lo largo del texto.

Keywords SEOLa repetición excesiva de los términos clave es una mala práctica o Black Hat SEO denominada keyword stuffing. A veces utilizamos esta “técnica” para destacar el nombre de un producto o una marca, pero debemos ser conscientes de que la repetición de palabras en el texto hace que la lectura resulte pesada y aburrida. Razón de sobra para que los usuarios rechacen nuestros contenidos.

Para resaltar algunas palabras o frases clave, podemos utilizar la negrita. De este modo, guiamos al lector hacia aquellas cuestiones que consideremos más importantes. El usuario, por su parte, lo agradece, ya que normalmente dispone de poco tiempo para leer. El subrayado es poco aconsejable, puesto que puede confundirse con un hipervínculo. Y ya que hablamos de hipervínculos, recuerda que en la Red, el modelo de lectura no es lineal. Insertar enlaces tanto internos (que dirigen al usuario hacia un contenido publicado en la propia web) como externos (que conducen al usuario hacia otros sitios web) enriquece el texto y ayuda a mejorar nuestro posicionamiento -sobre todo si nos enlazan desde otros sites-. Tanto las negritas como los hipervínculos son positivos en el SEO, siempre y cuando los utilicemos en su justa medida.

Eye TrackingLos estudios de eye tracking indican que las imágenes generan zonas de calor en una página web, lo que significa que a los usuarios las imágenes nos suelen atraer y dirigimos la vista hacia ellas. Otros estudios que analizan el alcance y el impacto de las publicaciones revelan que los contenidos más vistos son precisamente los que contienen fotos, vídeos, infografías, etc. Los componentes visuales hacen de la web un espacio atractivo, pero al igual que las negritas y los enlaces, hay que usarlos de manera equilibrada.

Para una correcta indexación de nuestras imágenes, tal y como hemos dicho con anterioridad, es necesario identificarlas (nombre de archivo, title, alternative text). Las arañas de los buscadores reconocerán la descripción de la imagen y no la imagen en sí, porque no la pueden descifrar. Al subir una foto de un árbol a nuestro blog, por ejemplo, es importante cambiar el nombre de archivo genérico (el que crea por defecto el dispositivo que hemos utilizado para hacer la foto) e identificar la imagen de manera que cuando un usuario busque “árbol”, exista la posibilidad de que llegue a nuestro blog.

En suma, para optimizar un contenido digital, es muy aconsejable:

  • Cuidar la estructura del texto.
  • Redactar textos semánticamente ricos.
  • Usar la negrita para destacar las palabras y frases más importantes.
  • Incluir imágenes pertinentes e identificarlas correctamente.
  • Definir las etiquetas o palabras clave de acuerdo con nuestro público objetivo y con el tema sobre el que versa el texto.

Sobre este último punto, conviene tener en cuenta tres aspectos importantes:

  • Densidad y prominencia: el número de veces que utilizamos las palabras clave es un dato de interés para los buscadores. No existe un número ideal de aparición de las palabras clave, pero conviene contemplarlas en el título del texto y en el primer y último párrafos. Recuerda que el keyword stuffing es una práctica que está sujeta a penalización.
  • Proximidad de las palabras clave en las búsquedas compuestas. En el caso de que nuestras palabras clave contengan dos o más términos, es conveniente que dichos términos aparezcan juntos en el texto. Parece obvio, ¿verdad? Por citar un ejemplo, si nuestra palabra clave es “Segunda Guerra Mundial”, es mejor utilizar los tres términos juntos si queremos que nos encuentren cuando busquen dichos vocablos. “Segunda Guerra” o “Guerra Mundial” serían palabras clave distintas.
  • Stopwords o conectores: el uso de los conectores en sí no aporta relevancia, pero estos elementos (de, en, con…) auxilian en la proximidad. Veamos algunos ejemplos: bicicleta de montaña, coche de segunda mano, bechamel sin lactosa, recetas con boletus.
Anuncios

Un pensamiento en “¿Cómo optimizar un contenido online?

  1. Pingback: Cómo entender el SEO (en pequeñas dosis) | Tomando novos rumos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s