Dime cómo escribes…

¿Has pensado alguna vez en que tu escritura puede revelar trazos de tu personalidad? Estudios científicos comprueban que nuestra identidad se materializa en nuestra forma de escribir. La grafopsicología es una ciencia extraordinaria a la que no había tenido la oportunidad de acercarme hasta esta semana, en una conferencia impartida en la Universidad Rey Juan Carlos por el profesor Rafael Cruz Casado, presidente de la Asociación Internacional de Psicología de la Escritura (AIPS España).

Para adentrarse en el mundo de la grafopsicología es importante saber que quién gobierna la escritura es nuestro lado inconsciente. “Quien escribe realmente es el cerebro. Somos como escribimos y escribimos como somos”, sentenció Cruz Casado al empezar su discurso.

Por esta razón, falsear nuestra propia escritura no resulta una tarea sencilla. Según la ley del flujo y del reflujo, cuando intentamos escribir de una manera diferente, lo que estamos haciendo es intentar que el consciente domine la escritura, reprimiendo así el inconsciente. El problema está en que no logramos mantener esa dominancia del consciente todo el tiempo. En ocasiones, el inconsciente se deja ver y nuestro estilo personal queda claro en las huellas gráficas que vamos dejando sobre el papel.

No debe de ser nada fácil engañar a un grafólogo experimentado y reconocido como Cruz Casado. De hecho, observando su forma científica y metódica de trabajar, yo diría que es imposible hacerlo. Durante el evento, el profesor expuso una serie de estilos de escritura mediante los cuales se puede observar -con extremada facilidad para él- los rasgos psicológicos de sus autores. “Cada persona maneja cientos de microgestos gráficos que identifican su personalidad”, explicó.

Pese a que nuestra escritura vaya cambiando con el paso del tiempo, lo cierto es que el profesional de la grafología es capaz de descifrar los traumas que vivimos en la infancia y de decir, entre otras cosas, si somos personas generosas, justas, egoístas o incluso si tenemos tendencia a la infidelidad. Por este motivo, el análisis grafológico resulta de gran utilidad para los psicólogos, los peritos judiciales o los profesionales del área de recursos humanos.

Rafael Cruz Casado incidió en la importancia de formar a los maestros en la disciplina de psicología de la escritura para que puedan conocer en profundidad a los niños. “En la escritura del niño se detecta absolutamente todo, incluso si está sufriendo acoso. A través de la escritura se puede detectar si el desarrollo madurativo y el cronológico van a la par”, aseveró.

El presidente de la AIPS España comentó que existen 43 leyes de la grafología que son aplicables a todos los seres humanos independientemente del idioma, por lo que son consideradas universales. Los individuos violentos, por ejemplo, suelen marcar mucho la parte baja de letras como la q, la f o la g. Si, por el contrario, una mujer tiende a emplear mayor presión sobre el papel al trazar la parte superior de las letras, esto significa que está embarazada, que tiene el período o que tiene una enfermedad genitourinaria.

La grafopsicología es un área muy amplia, pero carece de visibilidad en el ámbito académico. Aún siguen existiendo muchos prejuicios en torno a la validez de esta ciencia por el mero hecho de no conocerla. Descifrar la escritura de una persona a la vez que se analizan sus rasgos psicológicos desde la infancia hasta la edad actual requiere una formación específica en la que se estudian todas las peculiaridades de la escritura humana. Saber quiénes somos, cómo pensamos, cómo actuamos o como afrontamos diferentes situaciones en nuestra vida es posible con un solo vistazo a nuestra caligrafía. ¿Te atreves a probarlo?

Anuncios

La URJC y el Ayuntamiento de Móstoles colaboran en el control ético de las colonias de gatos

La Universidad Rey Juan Carlos (URJC) ha firmado recientemente un convenio con el Ayuntamiento de Móstoles para trabajar de manera coordinada y colaborativa en el control ético de las colonias felinas existentes en el municipio. El rector de la URJC, Javier Ramos, y el alcalde de la localidad, David Lucas, se han propuesto llevar a cabo medidas concretas basadas en el respeto a los animales, priorizando su bienestar.

Con vistas a la aplicación de las acciones propuestas, el Consistorio se ha comprometido a aportar la cuantía de 7.200 euros. Dicho presupuesto se destinará a la construcción de refugios y comederos, así como a la identificación de las colonias controladas. En principio, el plan de acción contempla la esterilización de 200 gatos callejeros según el método CES (captura – esterilización – suelta), del cual ya hemos hablado en un post anterior. Se trata de un método que ha demostrado ser eficaz en el control de las colonias felinas y, al tiempo, respetuoso con los animales que, tras ser esterilizados, son devueltos a su entorno.

Desde aquí enviamos nuestro apoyo a las partes involucradas en el acuerdo y esperamos que las medidas previstas logren el objetivo de ofrecer una mejor calidad de vida a los animales, promoviendo la buena convivencia entre humanos y felinos en zonas urbanas.

El Faro de Moncloa: la mejor panorámica de Madrid

Desde el Faro de Moncloa, ubicado al comienzo de la Ciudad Universitaria y junto al Museo de Ámérica, se puede tener una amplia visión de la ciudad de Madrid con una perspectiva privilegiada. Mientras subes en su ascensor panorámico más de 90 metros hacia el mirador, tienes una pequeña muestra de qué vas a encontrar arriba. Desde la barandilla, se rinden a nuestros pies la Gran Vía, con sus edificios más emblemáticos, el Palacio Real, la Catedral de la Almudena, la llamativa zona verde protagonizada por la Casa de Campo y el Monte de El Pardo… El Faro de Moncloa está abierto de martes a domingo, de 9:00 a 20:00.

 

 

El jazz de Pedro Iturralde en el Café Central

Una semana entera de jazz con Pedro Iturralde Cuarteto. Del 7 al 13 de agosto, el Café Central de Madrid recibe al mítico saxofonista (y clarinetista) acompañado de Mariano Díaz al piano, Richie Ferrer al contrabajo y César de Frías a la batería.

En lo que respecta al jazz, Iturralde es toda una institución. Muchos han sido los méritos acumulados por el músico a lo largo de sus 88 años. Con un talento innato para la música, aprendió de forma autodidacta una serie de instrumentos además del saxofón, como el piano, la guitarra o el clarinete. Su amplio conocimiento de la música en todas sus dimensiones le permitió conseguir una cátedra en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.

A Pedro Iturralde, además de tocar sus instrumentos, le gusta contar historias. En el Café Central –un lugar emblemático donde se sigue apostando por la música en vivo– el público podrá oír las melodías jazzísticas del cuarteto y disfrutar de las entrañables anécdotas de ese saxofonista español que ha superado todas las fronteras geográficas y musicales con su buen humor, armonía y swing.

Disfrutando del teatro con “Pares y Nines”

Pares-y-Nines_Cartel¿Te acuerdas de la última vez que te reíste tanto que apenas podías respirar? ¿Cuándo fue la última vez que te saltaron las lágrimas a causa de una incontrolable, espontánea y extenuante risa? Por suerte puedo decir que sí, me acuerdo perfectamente de la última vez que disfruté de un buen rato de diversión. Fue hace un par de días, en el Teatro Príncipe Gran Vía, de Madrid (España), viendo la extraordinaria obra de José Luis Alonso de Santos, “Pares y Nines“.

La obra estuvo en cartel durante varias temporadas en Barcelona con el título “T’estimo però no tant”. El pasado 29 de junio se estrenó en Madrid la versión castellana de esta entrañable comedia en la que los personajes encarnan las diferentes etapas y consecuencias del amor. El informático Federico (Josep Linuesa) y su amigo Roberto (Carlos Chamarro), un profesor de instituto que se encuentra en el paro, tienen un pasado en común con Carmela, con quien ambos estuvieron casados. Roberto, que aún se desvive por Carmela, busca refugio bajo el techo de su amigo Fede, quien intenta consolarlo sin éxito hasta que aparece Nines (Mónica Corral), una vecina joven, atractiva y un poco loca.

Fede, Roberto y Nines llenan el escenario de un humor constante y envolvente, que no deja indiferente a nadie. La pasión, el despecho, la ilusión, la ira, el deseo de venganza, el entusiasmo y las hormonas (o feromonas) se asoman continuamente por el escenario en un ritmo trepidante, característico de las creaciones de Alonso de Santos. Los diálogos enérgicos y dinámicos atrapan al público durante toda la obra, garantizando una experiencia agradable, divertida y, por supuesto, muy recomendable.

Como decía Lope de Vega, “esto es amor, quien lo probó lo sabe”.

De “El Cartógrafo” a “Blackbird”: cuentos de una noche de (casi) verano

El pasado fin de semana tuve el placer de disfrutar de dos magníficas obras de teatro. El sábado, en el nuevo Teatro Municipal de Coslada, tuvo lugar la obra El Cartógrafo, redactada y dirigida por Juan Mayorga. El domingo, en el Teatro Pavón Kamikaze, se representó por última vez en Madrid (por lo menos esta temporada), la tragedia contemporánea Blackbird, creada por David Harrower y dirigida por Carlota Ferrer.

Ir al teatro, desgraciadamente, es uno de los ítems más olvidados en mi lista de “cosas que hacer”. Quizá con un fin de semana pleno como el pasado pueda retomar el circuito artístico madrileño, recorriendo sus calles más a menudo y experimentando sus deliciosos escenarios plagados de historias, relatos, ilusión y vivencias.

mapa, cartografo, cartografiaDe la mano de El Cartógrafo, el espectador se traslada a un escenario geográfico, en parte real y en parte imaginado, para descubrir todo lo que revela y esconde un mapa. Un sencillo mapa, aparentemente anodino, lleva la impronta del que lo concibió e informa (o desinforma) según sus intenciones. Varsovia, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial y, simultáneamente, en la actualidad. Este es el escenario en el que Blanca Portillo y José Luis García-Pérez van desdibujando la historia para volver a dibujarla como lo haría un cartógrafo que ama su oficio y sabe que sus trazos pueden ser los únicos testigos de la barbarie; los que un día revelen, en verdad, qué pasó. Mientras elige qué quiere hacer visible, el cartógrafo, aunque no lo quiera (o no lo sepa), va tomando partido.

pajaro negro, black birdBlackbird, por su parte, es una obra tremenda, fuerte, contundente y nos recuerda que, como sociedad, aún nos queda mucho que aprender. Irene Escolar y José Luis Torrijo reviven el gran tema tabú que Lolita hizo visible en la gran pantalla y del que todavía nos cuesta hablar. Cuesta creer que siga pasando. Cuesta creer que tanta suciedad pase casi desapercibida ante nuestros ojos cada día. A una niña de doce años no se le puede robar la ilusión de la infancia. A una niña de doce años no se le puede enseñar el lado más perverso del ser humano. Aún no. Es demasiado pronto. Es demasiado sucio. Irene Escolar dijo en una entrevista que, representando a “Una”, llevaba varias noches sin poder dormir. Es una representación, sí, pero sabemos que para muchas “Unas” este es su pan de cada día.

Ambas obras son más que recomendables y han dejado el listón muy alto. Y tú, ¿qué me recomiendas?

El peligro de los vídeos más populares

Es cada vez más común encontrar en los medios de comunicación alguna noticia acerca de los vídeos más vistos en plataformas sociales como YouTube. Los titulares suelen ser llamativos, como el que se podía leer hoy en la portada de ABC: El sensacional rescate de un perro a su amigo que cayó al río.

Como buena amante de los animales que soy, no me he podido resistir a entrar en la noticia. El texto empezaba haciendo hincapié en el número de visualizaciones de dicho contenido en YouTube (más 700.000 reproducciones). Según el periódico, el vídeo enseña la proeza de un perro que logra salvar a su amigo de un posible ahogamiento.

No pude evitar indignarme cuando me di cuenta de las risas de los humanos que presenciaban el acto heroico del can que rescata como puede a su amigo y evita que se lo lleve la corriente. “¿Cómo es posible que se rían mientras graban tal hazaña en vez de lanzarse ellos míos al río?”, pensé.

Al cabo de unos segundos, el espíritu periodístico que me acompaña desde la carrera me invitó a contrastar la información. Fue entonces cuando me di cuenta de que el famoso vídeo no es sino un fragmento -el más emocionante y angustioso, por supuesto- al que le faltan cinco segundos que aclaran perfectamente qué ocurrió en realidad. Echa un vistazo:

El dueño de los perros no les ha sometido a ninguna situación que supusiera un riesgo para la integridad de los mismos. Por tanto, no se trata de un rescate como tal, sino de un placentero momento lúdico que comparten humanos y canes. Los medios, una vez más, vuelven a caer en la tentación de fijarse en el titular de un contenido compartido en plataformas sociales sin hacer el sencillo y necesario ejercicio que he hecho yo (y lo puede hacer cualquiera): el de contrastar la información.