Él no te abandonaría

Con la llegada del verano, las cifras de abandono de mascotas aumentan de manera significativa, por lo que conviene recordar un año más que los animales no son cosas. En esta incansable labor de concienciación, encontramos iniciativas entrañables como la conmovedora película de la Fondation 30 Millions d’Amis, dirigida por Xavier Giannoli. El corto se basa en la historia de la relación excepcional entre el amo y su perro.

Quand un chien abandonne son maître ce n’est pas pour partir en vacances.
Cuando un perro abandona a su amo no es para irse de vacaciones.

Anuncios
perro; gato

Un paso más en la campaña #AnimalesNoSonCosas

El pasado mes de marzo, como quedó registrado aquí en el blog, mi gato y yo salimos en la página de Facebook de la Fundación Affinity apoyando una amplia campaña en contra de la legislación vigente, que considera que los animales tienen el mismo valor que un objeto cualquiera. Ayer, por fin, recibimos una muy buena noticia: el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad la admisión a trámite de la Proposición de Ley que pretende cambiar el estatus actual de los animales ante la ley. Esperemos que todo salga bien y que nuestros peludos sean reconocidos legalmente como seres vivos y sintientes.

#AnimalesNoSonCosas

Este es el título de la campaña liderada por la Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa Animal para conseguir que los animales en España dejen de tener el estatus de “cosa” ante la ley. Nene (mi gato) y yo estamos muy contentos y orgullosos de participar en esta preciosa iniciativa, con la que no podemos estar más de acuerdo. Si quieres unirte a la causa, visita la página de Facebook de la Fundación Affinity y firma la petición. Se trata de una reforma necesaria y muy beneficiosa para toda la sociedad.

animales no son cosas

El peligro de los vídeos más populares

Es cada vez más común encontrar en los medios de comunicación alguna noticia acerca de los vídeos más vistos en plataformas sociales como YouTube. Los titulares suelen ser llamativos, como el que se podía leer hoy en la portada de ABC: El sensacional rescate de un perro a su amigo que cayó al río.

Como buena amante de los animales que soy, no me he podido resistir a entrar en la noticia. El texto empezaba haciendo hincapié en el número de visualizaciones de dicho contenido en YouTube (más 700.000 reproducciones). Según el periódico, el vídeo enseña la proeza de un perro que logra salvar a su amigo de un posible ahogamiento.

No pude evitar indignarme cuando me di cuenta de las risas de los humanos que presenciaban el acto heroico del can que rescata como puede a su amigo y evita que se lo lleve la corriente. “¿Cómo es posible que se rían mientras graban tal hazaña en vez de lanzarse ellos míos al río?”, pensé.

Al cabo de unos segundos, el espíritu periodístico que me acompaña desde la carrera me invitó a contrastar la información. Fue entonces cuando me di cuenta de que el famoso vídeo no es sino un fragmento -el más emocionante y angustioso, por supuesto- al que le faltan cinco segundos que aclaran perfectamente qué ocurrió en realidad. Echa un vistazo:

El dueño de los perros no les ha sometido a ninguna situación que supusiera un riesgo para la integridad de los mismos. Por tanto, no se trata de un rescate como tal, sino de un placentero momento lúdico que comparten humanos y canes. Los medios, una vez más, vuelven a caer en la tentación de fijarse en el titular de un contenido compartido en plataformas sociales sin hacer el sencillo y necesario ejercicio que he hecho yo (y lo puede hacer cualquiera): el de contrastar la información.

Los perros ya pueden subirse al Metro de Madrid

dogs on the subway

A partir de hoy, 6 de julio, los perros podrán acompañar a sus dueños en el Metro de Madrid. Eso sí, tendrán que viajar en el último vagón del suburbano, llevando siempre correa y bozal. Si bien los perretes podrán viajar sin limitaciones horarias los fines de semana y festivos, su entrada no estará permitida en horas puntas en días laborables. Pese a las restricciones contempladas en el nuevo reglamento de viajeros, que los perros puedan usar el transporte público es sin duda un gran logro. En ciudades como Bruselas, Londres, París, Berlín, Lisboa, Ginebra, Amsterdam o Barcelona, viajar con perros en el metro es una realidad desde hace muchos años. Con esta medida, la Comunidad de Madrid espera fomentar la buena convivencia entre todos los vecinos independientemente de la especie.

Prohibida la exposición y venta de mascotas en la Comunidad de Madrid

venta de mascotas

Por fin una muy buena noticia: queda confirmada la prohibición tanto de la exposición como de la venta de perros y gatos en las tiendas de mascotas de la Comunidad de Madrid. El próximo jueves 14 de julio, en el Pleno de la Asamblea, se votará a favor de esta medida en la lucha contra el maltrato animal y el abandono de mascotas. El proyecto incluye la prohibición del tiro al pichón. Ambas medidas reciben el apoyo de todos los grupos parlamentarios excepto del Partido Popular, que, paradójicamente, defiende la puesta en marcha de la llamada ley de sacrificio cero, que prohíbe el sacrificio de los animales abandonados en la Comunidad de Madrid. El próximo paso será la prohibición del uso de animales salvajes en espectáculos circenses, propuesta que por desgracia aún no recibe el apoyo mayoritario de los grupos parlamentarios.

Una empresa adopta nueve gatos en Japón

Empleados más productivos y menos estresados. Esta es la realidad de la empresa japonesa Ferray Corporation desde que sus directores decidieron adoptar nueve gatos el año pasado. Los trabajadores de esta empresa de informática comparten sus despachos y escritorios con los nuevos “empleados”, que pueden ser vistos durmiendo la siesta sobre una impresora, paseando por los pasillos, ronroneando, escalando las estanterías y, claro, dando y recibiendo mucho cariño. Los dueños de la empresa están encantados con el resultado de esta noble experiencia. Tanto es así que han decidido bonificar a aquellos trabajadores que tomen la iniciativa de adoptar otros gatos abandonados. ¡Un precioso ejemplo!